SOMOS VIDA

A veces, necesitamos un poquito de esto…

Vivimos demasiado atrapados entre cemento, cristal, ruido, estrés.
Y se nos olvida de dónde venimos…
Nos olvidamos de sentir la tierra, los árboles, respirar profundo.
No vibramos en sintonía con nuestros orígenes, con nuestra madre tierra.
Y cada vez más, poco a poco, dejamos de sentir como un todo y pasamos a no sentir, actuar por inercia, por rutina.
Despertamos ajetreados, descolocando los biorritmos y sintiendo que nunca descansamos.

A veces, necesitamos un poquito de esto…

De vibrar en sintonía con la madre que nos lo da todo y no pide nada a cambio.
Esa madre que poco a poco, y cada vez más, sufre…
Por ese motivo, conviene, aunque sea de vez en cuando, ser conscientes de lo que nos rodea.
Visitarla, quererla, hablar con ella y sobre todo, y lo más importante, respetarla.

Porque la madre tierra somos todos nosotros y nosotros, somos ella.